El email marketing, un arma eficaz

By | 30 julio, 2010

Si en el amor y en la guerra todo vale, y nos tomamos el intento de hacer crecer nuestra amada empresa como una batalla diaria, en el mundo empresarial, por lógica, debería valer casi todo. Y así es, siempre que respetemos una serie de normas básicas, vale todo –de quien no las respeta, podríamos hablar, pero en otro momento-.

Bien, dicho esto, vamos con la segunda parte del planteamiento. Una de las actividades básicas de esa batalla cotidiana que mencionábamos apenas unas líneas atrás es la que se dirige a darse a conocer, mejorar la imagen, ampliar el número de clientes… el llamado (de una forma un tanto reduccionista) marketing.

Uniendo las dos ideas que acabamos de plantear, las luchas son cada vez menos de humanos y más de máquinas. Donde antes era preciso un soldado conduciendo, otro moviendo el cañón y disparando y otro recargando, hoy sólo se necesita un ordenador.

Una guerra de máquinas

Del mismo modo, antes se necesitaba un, por ejemplo, encargado de relacionarse con la prensa, unos medios de comunicación social, unos distribuidores… y unos bares a los que el destinatario de un mensaje debía bajarse para el cafelito de media mañana, hoy por hoy sólo es preciso un ordenador, una conexión a Internet y alguien que sepa qué hacer con ambos.

Naturalmente, el proceso de marketing a través de Internet puede llevarse a cabo de muchas maneras, más o menos agresivas; más o menos éticas –no tiene por qué estar relacionado lo uno con lo otro-; y, sobre todo, más o menos efectivas. En este artículo nos vamos a detener en una de ellas: el email marketing.

A donde no lleguemos, que nos lleven otros

En cualquier caso, cabe entender que la revolución que han provocado las nuevas formas de comunicarse haya sorprendido a contrapié a una buena cantidad de empresas, cuyos departamentos de marketing o de comunicación no estaban preparados para ella ¿Qué hacer? ¿Renovar todo el departamento, con el coste que eso supondría? ¿Invertir un tiempo del que no disponemos en formar a estos empleados?

Afortunadamente, estas secciones pueden desempeñar otras labores y el empresario puede dejar en manos de una empresa externa esta parte de la comunicación con sus clientes, potenciales o ya consolidados.

La respuesta está en el correo electrónico

Estas acciones de marketing online mediante el correo electrónico, valiosas hasta límites insospechables por lo rápido, flexible y, sobre todo, rentable, pueden muy bien correr a cargo de compañías como, por ejemplo, adSalsaEMS.

Hemos elegido este ejemplo por lo completo del servicio de email marketing y porque es referente en algunos puntos importantísimos que debe cumplir una empresa dedicada a la comunicación corporativa on u offline.

Buscar los resultados perfectos

Para empezar, a este tipo de contratas debe exigírsele una involucración absoluta en todo el proceso comunicativo, que asumirán como si se tratara del de su propia empresa, poniendo además a disposición del cliente un know how del que, dado lo relativamente nuevo del canal, no todo el mundo dispone. La idea, al final, es optimizar los resultados a través de un medio, el correo electrónico que, sin duda, va a reducir los gastos.

Para alcanzar los susodichos resultados, del mismo modo que para ganar una batalla, por no abandonar el símil con el que hemos empezado, es imprescindible un plan, una estrategia, algo de lo que se ocuparán a medias contratante y contratado.

No hay dos empresas iguales, no hay dos planes iguales

Y es que no hay dos ejércitos ni campos de batalla idénticos, del mismo modo que no existen dos empresas iguales y, por lo mismo, dos estrategias que puedan repetirse al cien por cien con el mismo éxito. Deben estudiarse las características de la empresa, sus objetivos, productos, su DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades)…

Una vez definida la forma exacta de la campaña –no ha de quedar una sola coma al azar-, debe ponerse en marcha y gestionarse. Y, para el caso que nos ocupa, es imprescindible contar con un equipo de expertos en email marketing que garantice que cada paso que se da sea, más que el correcto, el ideal:

Mucho más que un mensaje en una botella

Deben actualizarse, depurarse y segmentarse las bases de datos; asimismo, han de crearse los formularios, landing pages y creatividades. Naturalmente, son necesarios los testing de entregabilidad y, claro, el envío de las comunicaciones. El último de los pasos de ejecución se refiere al seguimiento de las campañas, imprescindible, aunque no siempre lo entienda así todo el mundo.

Hablando del análisis de los resultados, la efectividad de una campaña radica en buena parte en que sus efectos se midan y se interpreten. En el caso de la empresa que estamos usando como ejemplo –esperemos que no les importe-, se ofrecen una serie de informes orientados a analizar el rendimiento de la campaña en tiempo real.

En esta ocasión en concreto se complementa con la información que ofrece Google Analytics, de forma que el clienta va a disponer de una visión global y detallada que le permita mejorar sus comunicados, perfeccionándolos para sus objetivos, como el general que puede contemplar la batalla en tiempo real, desde todos los ángulos, y analizarla para mejorar sus estrategias presentes y futuras.